jump to navigation

Match point: La vida soñada de la burguesía londinense 2 julio, 2011

Posted by Dioni Palacios in Cine, La Videoteca.
Tags: , , , , , , , , , , , ,
1 comment so far

Obra maestra de Woody Allen la que añadimos hoy a esta Videoteca. El prolífico director neoyorquino nos ofrecía en 2005 esta magnífica película, la primera de las que rodó totalmente fuera de Nueva York. Rodó Match Point durante siete semanas en Londres.

La película tuvo una acogida excepcional entre la crítica y el público. Consiguió una nominación al Oscar por su guión original, 4 nominaciones al Globo de Oro (incluyendo película dramática y director), las nominaciones al César y al David de Donatello a la mejor película europea, logrando el Goya a la mejor película europea.

El inimitable cineasta neoyorquino nos traslada esta vez al centro de la alta sociedad londinense para contarnos cómo un joven Jonathan Rhys Meyers, que interpreta a un monitor de tenis, hace todo lo que está en su mano para ascender y mejorar su posición en esa sociedad de alto copete. Y cuando decimos todo lo que está en su mano, queremos decir literalmente a cualquier precio. Mentir, seducir, y otros delitos y faltas están justificados para llegar al fin que este despiadado joven se ha propuesto.

Como siempre en los repartos de las películas de Woody Allen, el elenco de actores y actrices están a un nivel soberbio. Acompañan a Rhys Meyers: Scarlett Johansson, Emily Mortimer, Matthew Goode, Brian Cox y Penelope Wilton. Todos ellos estupendos para hilar una película sobre la pasión, la ambición y el juego de caballeros que es el tenis contrastado con el juego sucio para optar a la vida soñada de la burguesía londinense.

Anuncios

Lost in translation: Confusiones por abandono de la vida rutinaria 11 junio, 2011

Posted by Dioni Palacios in Cine, La Videoteca.
Tags: , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

Esta semana añadimos a La videoteca un filme de 2003 que supuso la consagración de Sofia Coppola como guionista y directora de cine. La hija del maestro Francis Ford Coppola consiguió convertirse, gracias a esta película, en la primera mujer nominada al Oscar a la mejor dirección, aunque no lo obtuvo. De las 4 nominaciones de la película (película, director, guión original y actor principal) la joven Coppola logró el que distingue a su guión. El filme sería laureado con 3 Globos de Oro (película de comedia, actor y guión); 3 BAFTA (actor, actriz y montaje); 2 Premios del Círculo de Críticos de Nueva York (director y actor); el  Premio Especial National Board of Review, y el César y el David de Donatello a la mejor película extranjera. Un curriculum impresionante que viene avalado por los premios y que además, en esta ocasión, son bien merecidos.

Pero una película no es sólo su curriculum, todos sabemos que hay muchas que los merecieron y no los consiguieron y otras que los consiguieron y no los merecieron. La historia de los premios está llena de sonoras injusticias, y quizás no sea el momento de tratarlas. Por eso dejemos el tema a un lado y vayamos ahora con la historia que nos propone Sofia Coppola. Básicamente la realizadora nos va a hacer compañeros de dos personas que se conocen mientras pasan unos días en Tokio por separado y por distintos motivos. Esos personajes son interpretados por Bill Murray y Scarlett Johansson. Murray encarna a un actor norteamericano que va a rodar un spot de un whisky japonés y entre las jornadas de rodaje pasa el tiempo redundando en su crisis de identidad y ahogando las penas en el bar del hotel. Mientras, Johansson se aburre tremendamente en el hotel mientras acompaña a su marido (Giovanni Ribisi) que ha viajado a Tokio para realizar un reportaje fotográfico.

Enamora su narración porque mantiene el equilibrio del relato con una dosis de cierto humor enquistado en lo que es una auténtica oda a la melancolía, las vidas gastadas, la soledad en el mundo y, por supuesto, un bonito documento sobre Tokio, su vida nocturna y sus costumbres. Pero sobretodo enamora porque abre caminos hacia la esperanza de que, a veces, las pequeñas coincidencias pueden cambiarnos la vida. Aunque es posible que sólo sean producto de una confusión por el abandono temporal de nuestras vidas rutinarias…

La vida es bella: Celebrando el día del Padre 19 marzo, 2011

Posted by Dioni Palacios in Cine, La Videoteca.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
2 comments

Ya que hoy es el día de San José, 19 de marzo, fecha en la que se celebra en España el día del Padre, aunque también en otros países como Portugal, Andorra, Bolivia, Honduras, y también en Italia, país de producción de la película que nos ocupa hoy: La vida es bella de Roberto Benigni. Producida en 1997, es el filme que consagraría internacionalmente a este actor, guionista y director italiano. Gracias a la interpretación del protagonista de la historia, Guido, Benigni obtendría el Oscar al mejor Actor y el BAFTA entre otros. La película sería múltiplemente galardonada con: el Oscar a la mejor película de habla no inglesa; mejor película y actor en los Premios del Cine Europeo; el Gran Premio Especial del Jurado en el Festival de Cannes; mejor película europea en los Goya y en los César; 9 premios David de Donatello de la Academia de Italia; y muchos más…

¿Por qué hablar de esta película en este día? Pues porque Guido es un padre ejemplar. Al estallar la 2ª Guerra Mundial él, su mujer (Nicoletta Braschi) y su hijo (Giorgio Cantarini) serán capturados y llevados a un campo de exterminio nazi. Toda la preocupación de Guido pasará por conservar para su pequeño la idea de que todo lo que allí les sucede es sólo parte de un juego. Todo un padrazo.

Durísima y conmovedora trama con el drama humano del exterminio nazi de fondo pero tratada con una conmovedora comicidad y sensibilidad que la convierten en una de las mejores películas de la década de los 90 y, por lo tanto, de la Historia del Cine. Seguramente casi todas y todos la habréis visto y os habréis emocionado con ella, por ello La Videoteca celebra con Guido el día del Padre.

Aprovecho para recomendar otros posts anteriores sobre películas en las que también aparecen relaciones entre padres e hijos que merecen un homenaje: Ladrón de bicicletas de Vittorio de Sica; Camino a la perdición de Sam Mendes; El infierno del odio de Akira Kurosawa. Ahí tenéis para entreteneros, hasta la próxima semana.

A %d blogueros les gusta esto: