jump to navigation

Lost in translation: Confusiones por abandono de la vida rutinaria 11 junio, 2011

Posted by Dioni Palacios in Cine, La Videoteca.
Tags: , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

Esta semana añadimos a La videoteca un filme de 2003 que supuso la consagración de Sofia Coppola como guionista y directora de cine. La hija del maestro Francis Ford Coppola consiguió convertirse, gracias a esta película, en la primera mujer nominada al Oscar a la mejor dirección, aunque no lo obtuvo. De las 4 nominaciones de la película (película, director, guión original y actor principal) la joven Coppola logró el que distingue a su guión. El filme sería laureado con 3 Globos de Oro (película de comedia, actor y guión); 3 BAFTA (actor, actriz y montaje); 2 Premios del Círculo de Críticos de Nueva York (director y actor); el  Premio Especial National Board of Review, y el César y el David de Donatello a la mejor película extranjera. Un curriculum impresionante que viene avalado por los premios y que además, en esta ocasión, son bien merecidos.

Pero una película no es sólo su curriculum, todos sabemos que hay muchas que los merecieron y no los consiguieron y otras que los consiguieron y no los merecieron. La historia de los premios está llena de sonoras injusticias, y quizás no sea el momento de tratarlas. Por eso dejemos el tema a un lado y vayamos ahora con la historia que nos propone Sofia Coppola. Básicamente la realizadora nos va a hacer compañeros de dos personas que se conocen mientras pasan unos días en Tokio por separado y por distintos motivos. Esos personajes son interpretados por Bill Murray y Scarlett Johansson. Murray encarna a un actor norteamericano que va a rodar un spot de un whisky japonés y entre las jornadas de rodaje pasa el tiempo redundando en su crisis de identidad y ahogando las penas en el bar del hotel. Mientras, Johansson se aburre tremendamente en el hotel mientras acompaña a su marido (Giovanni Ribisi) que ha viajado a Tokio para realizar un reportaje fotográfico.

Enamora su narración porque mantiene el equilibrio del relato con una dosis de cierto humor enquistado en lo que es una auténtica oda a la melancolía, las vidas gastadas, la soledad en el mundo y, por supuesto, un bonito documento sobre Tokio, su vida nocturna y sus costumbres. Pero sobretodo enamora porque abre caminos hacia la esperanza de que, a veces, las pequeñas coincidencias pueden cambiarnos la vida. Aunque es posible que sólo sean producto de una confusión por el abandono temporal de nuestras vidas rutinarias…

Anuncios

Into the wild (Hacia rutas salvajes): Dan ganas de escapar 9 abril, 2011

Posted by Dioni Palacios in Cine, La Videoteca.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

Tras el parón en esta sección por el Festival de Málaga vuelvo a la carga con nuevas energías y propongo para añadir a La videoteca un filme escapista, una de esas películas que provoca que te replantees tu escala de valores y que te motiva para escapar del sistema, para comprender que otro tipo de vida es posible y que hay algunos que han sido capaces de, por lo menos, aislarse del mundo y encontrar modos alternativos de vida. Hablemos entonces de Into the wild (Hacia rutas salvajes) dirigida por Sean Penn en 2007.

Recuerdo esta película con un cariño especial motivado, en primer lugar, por la historia que nos cuenta y, en segundo lugar, por la banda sonora que compusieron para la película Michael Brook, Kaki King y Eddie Vedder, líder de Pearl Jam,  quien además compone e interpreta las canciones de la película. Una de ellas, Guaranteed, le valió un Globo de oro.

La historia, basada en un hecho real, nos sitúa a comienzos de la década de los noventa cuando un joven idealista llamado Christopher McCandless decide abandonar la vida civilizada tras graduarse en Historia y Antropología en la Universidad de Emory. Cambió de nombre, donó todos sus ahorros y abandonó sus pertenencias y posibilidades de una vida social para poner rumbo a Alaska con el objetivo de enfrentarse a la verdadera naturaleza y con la esperanza de descubrir la verdad de su existencia.

Emile Hirsch es el encargado de dar vida de ficción a este personaje cuya interpretación le valdría el reconocimiento de la National Board of Review como mejor actor revelación. Le acompañan en el reparto Marcia Gay Harden, William Hurt, Jena Malone, Brian Dierker, Vince Vaughn, Catherine Keener, Hal Holbrook y Zach Galifianakis, entre otros. La película se basa en la narración del libro homónimo escrito en 1996 por el biógrafo de McCandless, Jon Krakauer, con el que inmortalizó su aventura basándose en el diario que el propio Cristopher escribió durante su insólita peripecia.

No os cuento más, sólo os animo a visionar el filme porque con la que está cayendo dan ganas de escapar aunque sea a Doñana…

Ladrón de bicicletas: Cuando un robo es mucho más que un robo 12 febrero, 2011

Posted by Dioni Palacios in Cine, La Videoteca.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
1 comment so far

A casi toda persona alguna vez le han robado algo. Un robo siempre es motivo de lamento, sobretodo porque nos toca en el orgullo ya que muchas veces es producto de un descuido. Pero sobretodo, para las personas honradas, sufrir un robo nos indigna porque robar es algo que nunca haríamos. Pero, ¿qué pasa cuando te roban algo que necesitas para trabajar y esta es la única manera de mantener a tu familia?

Así se plantea la película que añadimos esta semana a La videoteca. Una de las obras cumbre del neorrealismo italiano, dirigida por Vittorio de Sica en 1948 con un guión basado en la novela de Luigi Bartolini. Ladrón de bicicletas es la historia del robo de una bicicleta sufrida por un recién contratado pegador de carteles y de sus consecuencias. Esta excusa es suficiente para que Vittorio de Sica filme un extraordinario retrato realista de la Roma de posguerra y, en cierta manera, de la pobreza en Europa de después de la Segunda Guerra Mundial. Un retrato parecido al que supusieron Las uvas de la ira de John Ford o El pan nuestro de cada día de King Vidor para la Gran Depresión en Estados Unidos.

La película obtuvo en 1949 las distinciones a la mejor película extranjera en los Oscars, los Globos de oro, la National Board of Review, el Círculo de Críticos de Nueva York y los BAFTA. Tremendas me parecen las interpretaciones de Lamberto Maggiorani y el niño Enzo Staiola, que prometía como actor pero que finalmente dedicó su vida a la enseñanza de las matemáticas. El cine se ha perdido un gran intérprete…

Mención aparte merece la impronta realista de la película. Lo cotidiano de la vida romana es retratado de una manera tan convincente que raya la realidad, los amplios planos en exteriores contribuyen a convencer al espectador de que lo que ve no es ficción sino realidad. La producción italiana lejos de Cinecittà debido a su ocupación por los damnificados por la ocupación alemana contribuyó al desarrollo del neorrealismo italiano que había iniciado Luchino Visconti con su Roma, ciudad abierta en 1945. La extrema pobreza, no tan lejos de lo que parecen anunciarnos los derroteros críticos por los que circulamos en 2011, denuncia que un robo puede ser mucho más que un robo.

A %d blogueros les gusta esto: