jump to navigation

Loquillo: La vida por vivir 9 noviembre, 2010

Posted by Dioni Palacios in Cultura, Música, Vida.
Tags: , , , , , , ,
1 comment so far
Loquillo durante su concierto en Sala París15. Foto: Migue Fernández

Loquillo durante su concierto en Sala París15. Foto: Migue Fernández

El pasado viernes saldé una deuda que tenía pendiente con el Rock and Roll español y, en cierta manera, también con un viejo amigo eterno, Toni. El Loco tocó en Málaga en una sala, París15, que se presenta como verdaderamente prometedora para la programación musical malagueña. Una apuesta arriesgada, pero que parece muy bien montada y con una configuración muy cómoda y una acústica bastante buena.

En esta ocasión la expedición musical la componíamos Oli, el astur desatado; Migue, ese gran amigo y casi mejor profesional de la fotografía y que además fue a currar para su medio (gracias por la cesión de la foto para el blog); y yo mismo, volando sobre el nido del loco, sólo por esta vez.

Pero, una vez más en esta mi frenética y agitada vida musical reciente no me voy a centrar en la música para explayarme en el blog. Me interesan más las sensaciones, las emociones que tengo al contemplar y escuchar el espectáculo. E inevitablemente, al verle sobre el escenario lo primero que se me vino a la cabeza es nuestro amigo Toni, era un gran admirador, su gran imitador en cierta manera. Los gestos de Loquillo eran los gestos de Toni, o viceversa. Migue me comentó al salir del concierto, quizás con más conocimiento de causa, lo mismo que yo pensé y no me atreví a decir antes. Gestualmente, musicalmente, personalmente era imposible no recordar. Donde quiera que estés, amigo: nos acordamos de ti, demasiado a menudo. Fue demasiado pronto. Había demasiada vida por delante.

Loquillo en concierto resulta imprescindible para terminar de comprender la música española de los últimos 30 años, pero sobretodo para comprender al personaje, incluso para comprender a un amigo. Un tipo que nunca dejó indiferente pero que concretamente, en mi caso, se ha hecho con mi favor definitivo con sus últimos diez años musicales, precisamente cuando Loquillo es ya un músico reposado que es capaz de analizar el pasado y mirarlo nostálgicamente pero también de vivirlo en el presente con madurez. Quizás por eso subió Sabino Méndez al escenario para recuperar un poco del ayer, la esencia de cuando fueron los mejores. Personalidad, carisma, poder, chulería, tablas, sonido, voz (qué voz) y conexión con su público. Un músico consciente de que ya murió de éxito pero que tiene la vida por vivir.

Supersubmarina: jóvenes músicos con un prometedor futuro 25 octubre, 2010

Posted by Dioni Palacios in Música, Vida.
Tags: , , , , , , , , ,
1 comment so far

Hace como un par de años, en una de mis incursiones internaúticas, descubrí a este grupo musical formado en Baeza, tierra de buenos amigos, a los cuáles pregunté por ellos y algo me contaron sobre su antigua amistad profundizada por su pasión por la música. Al escuchar sus canciones en su Myspace me transmitieron una sensación por encima de todas: estilo. Un estilo marcado por un sonido personal que hacía prever que llegarían a firmar con una discográfica, finalmente con Sony Music con la que han editado su álbum Electroviral.

El sábado estuvieron en concierto en Málaga, en La Caja Blanca, y me acerqué a verlos con mi incansable amiga Toñi (a quién tienen entusiasmada desde hace unos mesecillos) y mi amigo, y grandísimo actor, Andrés, al que por cierto, hacía más tiempo del debido que no veía como a tantos otros y otras, desgraciadamente. Pero bueno tampoco quiero desviarme demasiado del tema que me lío, me lío y acabo por los cerros de Úbeda, muy cerca de Baeza y de paso me ligo unas cañas y tapas con los Supersubmarina. La cosa es que creo que los tres, disfrutamos bastante el concierto porque mola la música que hacen, manejaron bien el ritmo del concierto y corroboraron su estilo. A pesar de que, aunque el local está muy bien acondicionado y es bastante coqueto, el sonido no es todo lo limpio que debería ser y que merecen los grupos que se suben al escenario. No soy crítico musical, ni pretendo serlo, pero esta gente te hacen sentir su música y eso es suficiente para recomendarlos.

Como parte del anecdotario producto de las cosas que me pasan y las cosas que percibo, quería destacar lo que observé en Toñi y que después ella misma me confirmaría. Cuando el grupo saltó al escenario: la miré, ella me miró y… que no, no nos besamos, ni nos liamos ni nada por el estilo… pobres almas calenturientas, incluida la mía… Simplemente deducí que estaba sorprendida por lo jóvenes que son los músicos que más ocupan su presente sonoro de treintañera ya, siendo generoso (felicítame por esto). Y también estaba segura, como yo, de que si continúan trabajando duro les espera un brillante futuro. Volveremos a encontrarnos, baezanos.

De cómo, contra todo pronóstico, asistí al concierto de U2 en Sevilla 6 octubre, 2010

Posted by Dioni Palacios in Cultura, Música, Vida.
Tags: , , , , , , , , ,
3 comments

Escuché decir a mis amigos que era porque el destino quiso que yo estuviera allí. En cierta manera, estoy de acuerdo con ellos y ellas, aunque la importancia que un concierto tiene en nuestras vidas no deja de ser muy relativa. Preferiría que el destino pronto se alinee a mi favor en parcelas más importantes, pero mientras tanto no puedo obviar que me gustó asistir al concierto, lo disfruté. Disfruté de Bono y compañía y, por supuesto, de mis compañías: Migue, Toñi, Mónica, Cristina, Sergio y Manolo.

Lo rocambolesco de cómo conseguí asistir no deja de ser una anécdota que inevitablemente el ser humano relaciona con la alineación de astros. En parte triste por el motivo y en parte alegre por la resolución para mí. Resulta que hace aproximadamente mes y medio sabía que no iba a poder asistir pues operaban a mi madre a 200 kilómetros de distancia el mismo día del concierto  (tras el cambio de fecha del mismo por la huelga general). La intervención de cataratas, a priori, no parecía muy complicada, pero sin duda, no iba a dejar a mi madre sin mi compañía justo después de la operación por un motivo que no fuera verdaderamente importante o irrepetible.

Había comprado la entrada hacía un año junto a 8 amigos, con toda la ilusión del mundo por ver a la banda irlandesa por primera vez en mi vida. U2 no es mi grupo favorito, pero es una de esas formaciones que no puedes morirte sin ver en directo. Habría más oportunidades, así que decidí vender la entrada, incluso tuve que vender tres entradas más de amigos que me pidieron el favor por diversas circunstancias.

La cosa es que una semana antes del concierto había vendido tres entradas, y la cuarta la tenía apalabrada para el mismo día del concierto con una chica de Madrid, con la que mis amigos ejecutarían la venta de una bolsa de pipas y le regalarían la entrada. Pero en una jugada extraña, el día antes del concierto a las nueve y media de la mañana, esta chica me llamó diciéndome que finalmente no podía asistir por falta de alojamiento, un tanto sospechoso. Quizás consiguió la entrada por otro lado, quizás se arrepintió. Eso no es ahora lo importante, lo importante es que la chica me dejó con la entrada colgada un día antes del concierto, sin margen de maniobra para venderla a través de Internet, pues prácticamente estaba aislado, aunque hice un pequeño intento frustrado gracias a que mi amigo Jorgete había borrado todos los mails de la gente que nos habían contactado a través de una cuenta común que habilitamos para este tema, le felicité por ello…  En fin, lo inteligente era que mis amigos que asistían al concierto intentaran vender in situ.

La cosa es que a eso de las 14.30 recibimos una llamada del hospital para decirnos que había fallecido un familiar muy cercano del cirujano que operaba a mi madre y que había que retrasar la operación. La verdad que, en un principio, me frustró bastante, pues ella ya estaba concienciada y tranquila. Pero después, me dije: tengo entrada, el concierto es mañana, no hay operación por causa mayor… blanco y en botella. A Sevilla.

¿Cómo fue el concierto? Esto no es una crítica musical, ni una crónica del concierto, es un relato de cómo llegué a asistir contra todo pronóstico al concierto de U2 en Sevilla. No obstante, justo es decir que fue un espectáculo visual y escenográfico irrepetible y que  musicalmente sonaron varios himnos generacionales de los que me quedo con Sunday Bloody Sunday. Pero como poderío musical encima del escenario me quedo con Bruce Springsteen, al que vi en el mismo lugar hace más de un año, que tampoco es mi músico favorito pero que, en directo, sigue siendo el Boss.

A %d blogueros les gusta esto: