jump to navigation

Caravaggio: Cruzando la visión historiográfica sobre el artista con el personaje en la película de Derek Jarman 10 febrero, 2013

Posted by Dioni Palacios in Arte, Cine.
Tags: , , , , , , , , , ,
trackback

“Todo el arte está en contra de la experiencia vivida. ¿Cómo puedes comparar carne y huesos con aceite y pigmento molido?”.

Así expresa su opinión sobre el arte el personaje de Caravaggio construido en la película que dirigió Derek Jarman sobre el pintor lombardo en 1985 y que le valió el Oso de Plata al Logro individual sobresaliente (por su configuración visual) del Festival de Berlín. Connota esta declaración un autoconcepto del artista como tal, una brecha conceptual entre vida y arte que le otorga ese halo de ser especial, un ser artístico. Aunque estas palabras no dejan de ser una interpretación de una realidad lejana, simples líneas de un guión cinematográfico, que imponen una opinión y un punto de vista sobre el personaje histórico tratado.

Podríamos decir de Caravaggio algo que nos resultará muy familiar: no fue profeta en su tierra, al menos para los que escribieron sobre él, en lo que tuvo mucho que ver el agrio carácter que se le adjudica; sin embargo, queda la herencia no escrita de su reconocido prestigio por ciertos sectores de la alta sociedad; y la creación de los artistas italianos y europeos para los que su obra fue un referente.

No es hasta el siglo XIX, cuando se comienza a valorar a Caravaggio, al menos se le comienza a considerar un referente revolucionario, un carácter contracorriente. Un hombre que reivindicaba su forma, distinta, de entender la pintura, aunque paradójicamente en este siglo no se hicieran apenas referencias a su obra, sólo a sus valores.

El concepto actual de Caravaggio se ha ido fraguando a lo largo del siglo XX, donde se le comienza considerando un agente anticipador de la modernidad, incluso un precursor del fotograma cinematográfico, un hiperrealista recreador de la realidad, un minimalista cazador del instante. Estos conceptos despiertan una ola de interés en el artista que se mantendrá hasta la actualidad, se recupera su obra, se expone y se le contextualiza. Hasta el punto que Caravaggio se convierte en un icono, estandarte de la disidencia, de la homosexualidad, de la diferencia, un simbolista.

La figura de Michelangelo Merisi, como humano y como artista, ha sufrido a lo largo de la historia una evolución en su interpretación: ha sido calificado desde el más absoluto de los rechazos, hasta el más integrador reconocimiento artístico, pasando por la indiferencia ante su obra. Esta es la riqueza que confiere el pensamiento humano, la diversidad de opinión; todo depende del color del cristal con el que se mire. Exactamente nadie posee toda la verdad sobre Caravaggio, ni sobre otro artista, ni sobre nada que se aleje de lo empírico.

Culmino esta reflexión con la pregunta que nos hacía Jarman a través del propio Caravaggio de ficción: “¿Cómo puedes comparar carne y huesos con aceite y pigmento molido?”

“Todo el arte está en contra de la experiencia vivida.”

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: