jump to navigation

De cómo, contra todo pronóstico, asistí al concierto de U2 en Sevilla 6 octubre, 2010

Posted by Dioni Palacios in Cultura, Música, Vida.
Tags: , , , , , , , , ,
trackback

Escuché decir a mis amigos que era porque el destino quiso que yo estuviera allí. En cierta manera, estoy de acuerdo con ellos y ellas, aunque la importancia que un concierto tiene en nuestras vidas no deja de ser muy relativa. Preferiría que el destino pronto se alinee a mi favor en parcelas más importantes, pero mientras tanto no puedo obviar que me gustó asistir al concierto, lo disfruté. Disfruté de Bono y compañía y, por supuesto, de mis compañías: Migue, Toñi, Mónica, Cristina, Sergio y Manolo.

Lo rocambolesco de cómo conseguí asistir no deja de ser una anécdota que inevitablemente el ser humano relaciona con la alineación de astros. En parte triste por el motivo y en parte alegre por la resolución para mí. Resulta que hace aproximadamente mes y medio sabía que no iba a poder asistir pues operaban a mi madre a 200 kilómetros de distancia el mismo día del concierto  (tras el cambio de fecha del mismo por la huelga general). La intervención de cataratas, a priori, no parecía muy complicada, pero sin duda, no iba a dejar a mi madre sin mi compañía justo después de la operación por un motivo que no fuera verdaderamente importante o irrepetible.

Había comprado la entrada hacía un año junto a 8 amigos, con toda la ilusión del mundo por ver a la banda irlandesa por primera vez en mi vida. U2 no es mi grupo favorito, pero es una de esas formaciones que no puedes morirte sin ver en directo. Habría más oportunidades, así que decidí vender la entrada, incluso tuve que vender tres entradas más de amigos que me pidieron el favor por diversas circunstancias.

La cosa es que una semana antes del concierto había vendido tres entradas, y la cuarta la tenía apalabrada para el mismo día del concierto con una chica de Madrid, con la que mis amigos ejecutarían la venta de una bolsa de pipas y le regalarían la entrada. Pero en una jugada extraña, el día antes del concierto a las nueve y media de la mañana, esta chica me llamó diciéndome que finalmente no podía asistir por falta de alojamiento, un tanto sospechoso. Quizás consiguió la entrada por otro lado, quizás se arrepintió. Eso no es ahora lo importante, lo importante es que la chica me dejó con la entrada colgada un día antes del concierto, sin margen de maniobra para venderla a través de Internet, pues prácticamente estaba aislado, aunque hice un pequeño intento frustrado gracias a que mi amigo Jorgete había borrado todos los mails de la gente que nos habían contactado a través de una cuenta común que habilitamos para este tema, le felicité por ello…  En fin, lo inteligente era que mis amigos que asistían al concierto intentaran vender in situ.

La cosa es que a eso de las 14.30 recibimos una llamada del hospital para decirnos que había fallecido un familiar muy cercano del cirujano que operaba a mi madre y que había que retrasar la operación. La verdad que, en un principio, me frustró bastante, pues ella ya estaba concienciada y tranquila. Pero después, me dije: tengo entrada, el concierto es mañana, no hay operación por causa mayor… blanco y en botella. A Sevilla.

¿Cómo fue el concierto? Esto no es una crítica musical, ni una crónica del concierto, es un relato de cómo llegué a asistir contra todo pronóstico al concierto de U2 en Sevilla. No obstante, justo es decir que fue un espectáculo visual y escenográfico irrepetible y que  musicalmente sonaron varios himnos generacionales de los que me quedo con Sunday Bloody Sunday. Pero como poderío musical encima del escenario me quedo con Bruce Springsteen, al que vi en el mismo lugar hace más de un año, que tampoco es mi músico favorito pero que, en directo, sigue siendo el Boss.

Comentarios»

1. Jorgete - 16 octubre, 2010

De nada por las felicitaciones. A mandar.

2. Mónica - 8 octubre, 2010

Sabes que nos alegramos muchísimo. Los documentos gráficos que testifican tu entrega en Sunday Bloody Sunday merecen la pena. Un besito corazón. ESpectacular. Tenías que estar.

3. meli - 8 octubre, 2010

ei! no tienes que esperar siempre a la alineación de los astros….tu solo puedes conseguirlo! besos y suerte amigo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: