jump to navigation

Vuelta de vacaciones: perdidos en Jutlandia 2 septiembre, 2010

Posted by Dioni Palacios in Arte, Cultura, Viajes, Vida.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
trackback

Hola a todas y a todos: Comunico que este blog recuperará a partir de hoy su actividad normal después del que creo que ha sido un merecido descanso vacacional tras un agitado año de estudios y trabajo.

Me he acordado de escribir en estos días, pero sinceramente, entre la recta final de la redacción de mi proyecto fin de máster; las ferias; mi deambular de boda en boda y mi escapada a Dinamarca, la verdad es que se me hacía un poco complicado mantener mi compromiso con el blog.

El sábado a eso de las 9.11 de la mañana volverá La Videoteca con una entrada sobre Taxi driver de Martin Scorsese. Sobre mi escapada a Dinamarca os contaré que es un país muy recomendable para visitar, seguramente muchos de ustedes habrán estado en Copenhague, yo todavía no, planeamos el viaje hacia el norte de Jutlandia. Volamos a Aarhus, y desde ese aeropuerto iniciamos una ruta que nos ha llevado por Frederikshavn, Skagen, Grenen, Aalborg, Hobro y Aarhus.

Totalmente recomendable, hemos encontrado de todo: paisajes increibles, especialmente reseñable Grenen, cabo considerado la punta de Europa donde se unen el Mar del Norte y el Mar Báltico, un lugar realmente místico donde los búnkers nazis semienterrados de la II Guerra Mundial toman un protagonismo casi anecdótico pero a la vez revelador de la sangre derramada en tan impresionante lugar, infunde un respeto abrumador. Tampoco queremos olvidar las dunas de Råbjerg Mile que se encuentran entre Skagen y Frederikshavn, donde nos sentimos por un rato como en el desierto del Sahara.

Ciudades tranquilas como Aalborg, una ciudad que se extiende a ambos lados de un fiordo y que ofrece algunas maravillas gastronómicas como mejillones y ostras de una calidad incomparable. Como anunciaría Carlsberg, la cerveza local más internacional: posiblemente los mejores mejillones del mundo.

Villas encantadoras como Skagen que parece salida de un cuento y que dada su proximidad a Grenen ofrece una luz verdaderamente particular, Skagen es muy conocida por sus pintores, muchos artistas se desplazaron en colonia a esta localidad a finales del siglo XIX y realizaron muchísimos trabajos sobre las costumbres locales siempre contrastadas por una impresionante iluminación con una factura realista y que llegó a coquetear con el impresionismo. No hay que perderse su museo, nos apasionaron especialmente las obras de Michael Ancher, Peder Severin Kroyer y Laurits Tuxen.

Más museos interesantes como el Kunsten de Aalborg especializado en arte contemporáneo y moderno con una colección mayoritariamente escandinava, aquí descubrimos al surrealista Michael Kvium y al movimiento COBRA encabezado por Asger Jorn. Pero el museo tiene bastantes obras de otros artistas europeos de reconocido prestigio como Wolf Vostell, Max Ernst, Fernand Léger e incluso Picasso (aunque su obra estaba prestada). Muy interesante nos resultó la exposición temporal del artista jutlandés Allan Otte que resulta ser uno de los máximos exponentes de la nueva pintura figurativa escandinava, brillante trabajo que nos tuvo en babia un buen rato.

Eso sí, para impresionante el Aros, el Museo de Arte Contemporáneo de Aarhus,  por un despiste nos lo dejamos para el último día de nuestro viaje, un error, porque no esperábamos encontrarnos un museo de tanto nivel. La colección permanente basada en tres periodos (la edad de oro (1770-1900), Modernismo danés (1900-1960) y Arte contemporáneo desde 1960) es muy interesante, nos sigue deslumbrando sobremanera Michael Kvium. Pero nos encontramos varias exposiciones temporales dignas de mención aparte: Xenoglossy de Julie Nord, empiezo por la que menos me impactó pues el estilo de la dibujante surrealista danesa no me gusta mucho aunque reconozco su mérito. Impresionados nos dejó Jacob Holdt y su exposición fotográfica Amerika, impresionante documento sobre los EEUU, sobretodo de mediados de los 70, además de ser un tipo con una historia particular. Pero la joya de la corona es la exposición especial I love you que bajo el tema del amor y el sexo recoge 39 obras de artistas de primerísimo nivel como Damien Hirst, Yoko Ono, Barbara Kruger, Louise Bourgeois, Pablo Picasso, Auguste Rodin o Félix González-Torres. Muy rapidito tuvimos que ver la exhibición de instalaciones en habitaciones 9 spaces que incluye obras de Bill Viola, Tony Oursler, James Turrell,  Pipilotti Rist y Olaf Breuning.

Recorridos desde la prehistoria, pasando por el pasado vikingo como podemos hacer en Lindholm Hoje en Norresundby, la mayor necrópolis danesa de la Edad del Hierro germánica y posteriormente vikinga que se acompaña de un coqueto centro de interpretación de ambas épocas pero sobretodo de la vikinga. Para los vikingos, otra parada obligatoria está en Hobro.

El pasado de siglos más recientes del costumbrismo danés lo encontramos en Den Gamle By en Aarhus, una ciudad recontruida que mezcla épocas pero que constituye un interesantísimo parque de atracciones didáctico para envolvernos en épocas pasadas a través de la reconstrucción hasta el más mínimo detalle de casas, mansiones y tiendas danesas de siglos pasados. Muy recomendable a pesar de su elevado precio de entrada.

Para el final me dejo las juerguecillas, en Aalborg no se puede hacer nada que no sea cenar en una cadena de hamburguesas a partir de las 21 horas, o por lo menos, no lo descubrimos. Si buscas bastante, te puedes meter en una tabernilla irlandesa y al menos tomarte una cervecilla acompañado de los típicos borrachines daneses que llevan de cervezas desde varias horas antes que tú. Borrachos sí, pero amables como ellos solos.

Otra cosa es Aarhus, un lugar ideal para irse de juerga, ciudad con más de 40000 estudiantes, tiene en Aboulevarden y alrededores su zona de marcha donde podemos aguantar hasta las 5 de la mañana. Sabemos de la existencia de after hours pero en nuestro caso, no procedió. Además tuvimos la suerte de encontrarnos que nuestra visita a la ciudad coincidía con el Aarhus Festuge, un festival de música que reparte 20 escenarios a lo largo de la ciudad y cuyo máximo exponente se encontraba justo al lado de nuestro hotel. Disfrutamos in situ y tomando unas Royal Beers de los conciertos del grupo local rapero Flodeklinikken y de la veterana banda danesa heavy Pretty Maids. Nuestras noches etílicas finalizaron en uno de los pubs de moda, el Bridgewater, un bar que destaca como casi todos los de la zona por la música en directo,  un ambiente cordial y una verdadera legión de lectores de tarjetas de crédito en la barra para pagar las consumiciones que, por cierto, no eran tan caras como parecían, una copita 35 coronas danesas, poco más de 4 euros y medio. Eso sí, el ron no sé ni de qué marca era y los dosificadores eran de 4 centilitros.

Más o menos esto es todo, hasta el sábado.

Comentarios»

1. mónica - 13 septiembre, 2010

¡¡A Jutlandia!! Qué bien detallaito todo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: