jump to navigation

La insoportable brevedad del estar 13 agosto, 2010

Posted by Dioni Palacios in Vida.
Tags: , , ,
trackback

A continuación expongo el artículo que he redactado para su publicación en el libro de la Feria y Fiestas de Villanueva del Duque 2010, esta semana por cuestión de agenda semivacacional no habrá sección La Videoteca

La última feria del siglo XX, para algunos la primera del siglo XXI, la del año 2000, fue la penúltima ocasión en la que nuestras fiestas no tuvieron ningún fin de semana, el 14 fue lunes y el 18 fue viernes. Esto, para algunos como yo, lo digo por la juventud ansiosa de fiesta, no era malo, sino muy bueno, porque uno en los años mozos de nuestra generación, a diferencia de las pasadas, no entendía de días laborables, esa expresión que sonaba a poco menos que arameo. Sólo sabíamos de ferias, fiestas y fines de semana; a pesar de que, quién más, quién menos, teníamos nuestras obligaciones con los negocios familiares, los estudios, o esos primeros trabajillos mal pagados y peor cobrados que nos amenizaban o importunaban en la época estival. 

Aquel capricho del calendario, del año que a punto estuvo de destrozar los sistemas informáticos mundiales por el temido y mal calculado efecto 2000, nos regalaba cuatro días más de jolgorio, fue el año que la feria empezó temprano y acabó tarde, o lo que es lo mismo, empezó antes de empezar y acabó después de acabar. Digamos que para mi, ésta fue la única ocasión en la que pude disfrutar de esta coincidencia, las demás o no tenía edad consciente o suficiente para soportarla o valorarla, o bien las circunstancias no fueron las mejores para orientarlas al disfrute. 

Corrían los años en los que en nuestra feria se había comenzado a instaurar ya como alternativa de ocio a la “movida de la carretera” la instalación de disco-casetas o la tendencia de algunos locales de restauración habitual que habilitaban patios con el mismo objetivo para los días de feria, pre-feria y post-feria. Años en los que comenzábamos a vivir la fiesta en la calle hasta altas horas de la madrugada, más bien de la mañana siguiente. Históricamente, podríamos hablar de los años transgresores de la movida villaduqueña. A varios amigos tuve involucrados en el difícil negocio de trabajar cuando los demás disfrutan pues fueron fundadores, socios o propietarios de alguno de estos centros de ocio social, y por supuesto, más de una mano le echamos en lo que pudimos, aparte de agarrar el cubata de rigor. Lo que más me agradaba de esta nueva situación es que, en ocasiones, hasta tenía la oportunidad de poner la música que me apetecía, claro está con ciertos límites ya que mis gustos digamos que ni eran ni son muy comerciales y mucho menos feriantes. 

Siempre he sido más de noches que de días, soy nocturno por naturaleza, me gusta la noche más que a los gatos que maúllan las canciones de Loquillo en un callejón, sin embargo comencé a apreciar que las “fiestas del agua” a mediodía resultaban bastante interesantes para refrescarse en los calurosos veranos a los que nos tiene acostumbrados el Valle de los Pedroches. Eran, algo así, como los años en los que la investigación y desarrollo en cuestión casetera llegaron a su máximo exponente en nuestro pueblo. El clímax de este programa de I+D se alcanzó con el primer striptease unisex made in Villanueva del Duque, hit entre los hits, tal evento se convirtió en un éxito de público, ¡cómo estaba la plaza!, que diría el Dúo Sacapuntas. También fue un superventas, seguro que reportó una buena caja a la mente que urdió tal plan de despelote público, lo mismo no, que más da. Pero lo que más me interesa, como casi siempre, es la crítica, la hubo favorable y contraria como para cualquier obra transgresora, pero se habló y mucho, se habló en la calle, en el súper de Maruja Esquinas, en el bar de Antonio, en la peluquería de Mari Cruz, en la tienda de Carmen, en la carnicería de Ponciano, en el Hostal Los Ángeles y hasta en la Parroquia de San Mateo… Se convirtió en un producto de ocio avalado por la máxima del marketing que reza así: “que hablen bien o mal, pero que hablen”, definitivamente pienso que este pequeño paso para los strippers supuso un gran paso hacia el siglo XXI para nuestro pueblo en cuestión del culto al cuerpo, al más puro estilo del activismo performativo estandarte de la identidad sexual. Y como se habló tanto, pues meses más tarde sería uno de los temas más citados en los carnavales, y cuando uno se lo toma con humor ya no se pone colorado, y cuando dejas de ponerte colorado superas tus miedos, tus lastres y tus vergüenzas. 

Eran los años en los que ir a los espacios físicos como el parque, el paseo o a la “media luna”, ya no era un viaje a un espacio sino a un evento, el botellón, un fenómeno social, encumbrado en los años 90 pero inventado por los jóvenes romanos, que goza de muy mala prensa y que llegó con cierto retraso a nuestro municipio, al menos en su denominación, y que se encuentra ya en vías de extinción en las grandes urbes pero que creo, no lo sé a ciencia cierta pues hace años que no lo frecuento, en Villanueva se encuentra en su máximo esplendor pero que irremediablemente está condenado, simplemente por cuestión de moda a desaparecer en cuanto a algún restaurador se le ocurra establecer la política de la happy hour o del 2×1. 

Los puestos, tómbolas y cacharritos de los feriantes también alargaron su estancia haciéndonos sentir que aquel año, la feria duró más de cinco días, cuando afirmo esto, lo digo sin la menor intención de alargar la feria oficialmente, nada más lejos de mi escasa autoridad y gobierno, sino con la mejor de las sensaciones que es el hecho de que muchos de nuestros paisanos pasaron más tiempo entre nosotros, o simplemente que pudieron venir el segundo fin de semana los que no lo hicieron en el primero o viceversa, el calendario ofreció una doble oportunidad para que el desaparecido tren del Soldado pasara dos veces. Y no recuerdo cómo sobrevivimos los que estuvimos durante el periodo íntegro, quizás por la firme convicción de que aquel año pudimos vencer a la insoportable brevedad del estar… de feria.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: